(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-7690030342839735", enable_page_level_ads: true });

Estamos a pocos días de concluir un año más, cerramos una década…

Para mí, el año nuevo no representaba nada diferente a fiesta, sin embargo, desde que soy mamá, siento el peso de los años, veo crecer a mis hijos y no puedo evitar pensar que cada año, los días son más cortos, el tiempo va más rápido, y los 365 parecen mucho, cuando en realidad son tan poco.

Estamos a punto de llegar al día 365 y de volver a poner el reloj en 0 para empezar el conteo de nuevos retos, nuevas experiencias, y sin duda, nuevas oportunidades.

Lea también: mi experiencia como mamá joven

Hoy seguramente, un montón de páginas, están redactando sobre lo mismo, y hablando de las 365 oportunidades que se nos vienen, pues somos muchos los que en el camino hemos aprendido que por más frase típica que sea, es verdad… un nuevo año, sin dudarlo, es una nueva oportunidad. Y me encanta, porque aunque lo vivido no se resetea, simbólicamente el año nuevo nos reconforta, nos da un ánimo nuevo, intensiones de hacer las cosas bien, diferentes, de recomenzar…

Hágase propósitos para el año nuevo…

Los propósitos son una buena manera de plantearse metas, es importante escribirlos, tomarse el tiempo de pensar que cosas serán prioridad este nuevo año, ponga cosas que pueda cumplir y por las que esté dispuesto a trabajar.

Cierre ciclos…

Los seres humanos, solemos acostumbrarnos a rutinas, objetos, personas, etc…. Los apegos son tal vez una de las cosas más complejas de manejar, sin embargo el nuevo año, es la manera de cerrar ciclos, de evaluar lo que está mal, lo que no nos está sirviendo, lo que nos ha estancado y no nos ha dejado crecer, es momento de cerrar y dejar que el año nuevo, nos sorprenda.

Mire para arriba..

El mundo gira y sea cual sea su sentido, a veces nos queda grande caminar solos, agárrese duro de sus seres queridos, disfrúteselos, propóngase abrazarlos este año tanto como le sea posible, que la vida pasa tan rápido, que de pronto un día ya no podremos dar los abrazos, que hemos guardado… y sobre todo para este nuevo año, agárrese de Dios, que mejor que ir de la mano, de aquel que mueve el mundo.

Sea feliz.

Si algo tengo claro es que todos, caminamos en busca de la felicidad, que todos queremos ser felices y hacer felices a aquellos a los que queremos, así que vamos por eso, aprenda a manejar el estrés, deje las dificultades del trabajo en el trabajo y llegue a casa con una sonrisa, disfrute del sol, de la lluvia, del viento, del agua, de un buen café, una charla, un recorrido en el carro…. Sea más sencillo, que sin duda ese es el secreto.

Y sobre todo, prepárese porque un nuevo año y una nueva década es una aventura que hay que disfrutar como se debe.

Feliz 2020

Categorías: vida

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *