Hola familias de esta familia millennial, últimamente no nos sentimos tan millennials, pero bueno según cuentas y años, esta es nuestra generación.

A petición del público, decidimos dedicar los miércoles a hablar de la vida en pareja, de que como se hace, como se vive, como es que nos elegimos aun con tanto defecto de ambos lados, pero sobretodo de cómo hemos logrado ser un equipo perfecto.

Así que para inaugurar los post del miércoles, les queremos contar desde los ojos de Andrés como fue que nos encontramos en el camino.

BIENVENIDOS A LOS #MiercolesDePareja

EL DÍA QUE NOS CONOCIMOS…

Noche de el día el amor y la amistad, irónicamente, acá en Colombia. Llegaba yo de trabajar de Bogotá,  y había quedado de salir con unos amigos, a tomarme unos tragos; recuerdo que llegue súper tarde porque, en el viaje hubo muchos percances y cuando llegue, gran parte de mis amigos estaban borrachos, el único que salió fue mi mejor amigo y ya los tragos se habían apoderado de él, se quedaba dormido en cada silla que encontrábamos por el camino, logramos llegar a un bar, y allí se encontraba ella, mi amor.

Nos sentamos al lado y ella, casualmente estaba con su mejor amiga compartiendo unas cervezas, la verdad, me pareció súper linda, con mi amigo comentábamos que nos parecían súper atractivas, pero no nos atrevíamos a entablar una conversación, y considerando que mi amigo estaba súper borracho 🤣 (no había manera).

Pero la vida da mil vueltas, y todo se prestó para hablar, otros personajes les enviaron un par de cervezas y ellas nos agradecieron a nosotros (mucha fe la de mi esposa💁‍♀️), ahí empezamos a hablar.

Lo que más me gusto de ella fue, su seriedad y su manera de hablar, pues en estos lugares, tampoco es que suelas escuchar muchas cosas inteligentes, tanto de hombres, como de mujeres y más en este estado, siguiendo con la historia, esa noche había un  concierto de salsa, y a mí me encanta la salsa, además soy muy bueno bailándola (Pau no tanto 🤣🤣), ellas querían ir al concierto y nosotros con mi amigo decidimos ir con ellas.

Llegamos al lugar, y al pagar las entradas, ellas pagaron su parte 😲, eso no pasa, quedamos súper sorprendidos, ellas todo lo pagaban con nosotros, lo normal es que al ser hombre tengas que asumir la cuenta, pero estas guerreras colombianas, se pusieron los pantalones y asumieron los gastos en igualdad de condiciones (ame el feminismo).

Ese día, bailamos genial, reímos mucho y hasta ganamos premios, nos despedimos y yo tenía deseos de conocerla, por suerte su amiga me había dado el número de celular, para que yo le mandara unas fotos que había tomado, así que le saque  provecho y pedí su número, y fue ahí que empezamos a hablar por muchísimas horas, no tardamos mucho en darnos confianza, lo más lindo de hablar con ella, era que nos hablábamos de una manera muy abierta jaja aunque había algo que me fastidiaba mucho y fue que, nosotros empezamos como a tener un romance por whatsapp, y ella por celular, escribiendo era la más tierna y yo la visitaba, y era seria, incluso muchas veces me regañaba 🤣.

Un día las cosas se pusieron serias, y yo la visitaba cada ocho días, viajaba súper tarde y a esas horas nos veíamos, los dos estábamos pasando por cosas muy difíciles, pues ella estaba cansada como de sus responsabilidades, y la monotonía de su día a día, y yo venía recuperándome del alcoholismo, chocábamos fácil, pero aun así nunca  nos abandonábamos, siempre estábamos, yo sentía mucha estabilidad y amor, porque como les nombre, ella es una persona muy firme con sus pensamientos y sueños, y yo quería algo así.

Entonces amiguitos decidí devolverme a mi ciudad y emprender un camino con ella, lleno de muchas dificultades y caídas, que hemos podido superar, desde el embarazo, hasta cosas muy personales como adicciones y realmente eso es lo que ha fortalecido nuestra relación, porque nuestros tres primeros meses eran perfectos, teníamos dinero, cero preocupaciones, vivíamos bien, pero sentía que éramos súper neutros y monótonos y yo odio una relación así, y no solo una relación, yo siempre he tenido la convicción, de que por algo estamos en este mundo, y por algo Dios decide unirnos con una persona, entonces, hoy en día puedo decirles que esta mujer, le dio un giro a mi vida tenaz, no solo por ser la madre de mis hijos, si no por su decisión diaria de elegirme a mí, como su compañero de vida con tantas experiencias en tampoco tiempo es algo admirable.

Categorías: pareja

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *