Ya ha pasado un tiempo largo desde que hicimos el último blog contándoles, cómo algunas cosas se nos habían salido de control por x o y motivos. 

Las cosas han cambiado poco, pero siempre fuertes pensando y manteniéndonos en nuestra convicción de amarnos sobre todas las cosas; han sido días duros y ajetreados pero nuestros dos pequeños, siempre quitándonos las caras de cansancio aburrimiento y tristeza. Aunque no todo es malo, hay un hecho que nos carcome poco a poco porque aunque somos fuertes y damos el todo por el todo, es un hecho que no podemos evadir de ninguna manera y es que estamos viviendo en diferentes ciudades…

Así es amigo, muchas veces, diferentes circunstancias hacen que lo que te sueñas y por lo que luchas días a día, de un momento a otro se marchite y es que separarse como pareja es una cosa, pero ya con hijos tú comprendes lo duro que es, pensar en ¿cómo están?, si comieron, si pudieron dormir bien, y es que siempre hemos estado ahí, desde el primer día de mi hijo menor, despertando mañana a mañana, riéndonos de cada una de las tonterías que hacemos y hasta filosofando, hasta la rutina de llevar la niña al colegio, salir a comer rico y hasta ir a capacitaciones de vinos y quesos, cada cosa, cada detalle, te parten el corazón, mientras vas empacando la mitad de tu en la maleta.

Y es que las dificultades te hacen más fuerte, sí, pero también te machacan hasta la parte más profunda de ti.

Pero bueno, hay que ver las cosas desde un punto muy positivo, yo ya llevaba mucho tiempo sin trabajo y las cosas no son tan difíciles, pues estamos a una hora de distancia. Por momentos en medio del dolor y la tristeza que me agobian, pensando en mis hijos y mi esposa, también se me viene a la cabeza pensar que Dios hace las cosas muy perfectas, y aunque suene muy cliché es así, pues la distancia también ha servido para fortalecer nuestra relación, para cambiar algunos hábitos que estaban mal y que necesitábamos cambiar, de igual manera le pido a Dios y me mentalizo día a día, que las cosas van cambiar pues estar con mi familia me ha fortalecido como hombre y persona dentro de una sociedad.

He aprendido a reconocer la buena tarea de mi esposa y su labor como madre, aunque las cosas cambien y ya no me enamoren cosas tan superficiales, como te dice el mundo, les confieso que  me enloquece su forma de cuidar a mis hijos, su responsabilidad y su compromiso día a día al tomar la decisión de estar con ellos, sin importar el cansancio, la enfermedad y tantas cosas.

lee también, cómo convivimos sin caer en la rutina

Un día dialogando llegábamos a la conclusión de que cuando fuéramos viejitos íbamos a quedar solos, por que los 12 hijos que queremos tener jajaja se iban a marchar con sus parejas o como quiera sea su destino, al final seríamos los dos en cuerpo y alma, riéndonos viendo el paso de los años hacer sus efecto.

Últimamente nos sentimos así, tarde o temprano nuestros hijos se tendrán que ir y quedaremos los dos, solos, pero quedará intacto el amor del uno por el otro y el buen ejemplo para nuestros hijos.

Amor prometo que aunque hoy estemos lejos, cada cosa que hemos perdido por la corta distancia en la que estamos, la recuperemos de la mejor manera, como siempre lo hemos soñado, con nuestros 12 hijos, en una casa en el campo, con muchos animales y siendo muy felices, por qué Dios ha sido testigo de nuestro esfuerzo, de nuestras luchas y sabrá cómo recompensarnos. Te amo mucho. 

Por último, gracias a todos por sus mensajes, por sus buenas vibras, ustedes son parte de todo esto, gracias por apoyarnos
Categorías: pareja

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *