La lactancia es tal vez una de las cosas que más nos preocupa cuando vamos a ser mamas, y muchas personas nos quieren aconsejar sobre la preparación de los pezones para la lactancia, aplicar algunas cosas, hacerse baños, etc. Sin embargo son muy pocos los que nos recomiendan preparar nuestra mente e informarnos acerca de la lactancia, y aunque no parezca, este es un tema complejo y extenso, es por esto que hoy voy a hablarles de una de las preocupaciones más comunes a la hora de lactar, las famosas grietas.

La lactancia es un vínculo hermoso entre la madres y el bebe y aunque esto es real, muchas no lo vemos así durante las primeras semanas de lactancia, pues inicialmente el dolor es catastrófico y muy lejos de ser este un momento para recordar, pues además del dolor en muchas ocasiones nuestros pezones llegan a sangrar, pero, ¿porque?

Del tercer al quinto día después del parto se produce la subida de la leche y en este momento tu bebe también inicia una etapa de desarrollo y crecimiento importante, además de que tu cuerpo empieza a producir mucha leche para poder regular la cantidad justa que necesitará tu bebe; por esto es importante que la lactancia se dé a libre demanda, es decir cada vez que tu bebe lo pida, así que se vuelve fundamental que tu bebe sepa agarrar bien el pecho, pues pasara una gran parte de sus días alimentándose de este y si no tiene un buen agarre sí que la vas a pasar mal con la lactancia, pues es por esto que se lastima el pezón.

En lo personal para mi esos primeros días de lactancia fueron catastróficos, mis pezones se agrietaron y cada vez que mi bebe pedía de comer, necesitaba llorar o gritar y de verdad, llegue a pensar en renunciar a la lactancia. Buscando algo que aliviara la terrible sensación que me producía lactar; empecé a probar de todo lo que me decían, me bañe con agua de caléndula, me aplique mantequilla, me bañe con todos los jabones, en fin, hice de todo.

Un día, en medio del desespero escuche hablar de una asesora de lactancia (nunca antes había oído hablar de estas mujeres), leí un post en el que explicaba que la lactancia no debía doler, y que si dolía se debía a un mal agarre del bebe, pero yo veía a mi hijo lactar súper bien, sin embargo ya lo había probado todo y no funcionaba, ¿qué más daba probar algo más? Así que seguí leyendo, y analice la forma en que mi bebe lactaba y puse en práctica lo que ella recomendaba para mejorar el agarre y… ustedes no se imaginan el alivio fue casi inmediato, aun dolía por supuesto pues ya tenía los senos muy lastimados, pero sin embargo no era el mismo dolor de antes. Desde ese día seguí trabajando en el agarre de mi bebe y la situación no tardo más de 3 días en mejorar y pude descubrir la increíble conexión que ocurre entre mamá y bebe con la lactancia.

Agarre ideal: 1. los labios del bebe deben estar evertidos. 2. la boca del bebe debe estar bien abierta, de manera que alcance a agarrar toda la areola 3. el mentón y la nariz deben casi tocar el pecho.

Tip adicional: yo sé que cuando ya tenemos las grietas lo que buscamos es información sobre como sanarlas y no esperamos que nos digan que hay que corregir el agarre, por esto voy a dejarles una crema que yo use para las grietas y me ayudo bastante, pero lo que las sano definitivamente fue trabajar en el agarre, así que lo que les aconsejo es usar la crema y a medida que las grietan sanen y el dolor no sea tan fuerte vayamos corrigiendo el agarre del bebe.

Categorías: Maternidad

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *