(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-7690030342839735", enable_page_level_ads: true });

17 años tenía, cuando una mañana en que salí de viaje, el mareo anunciaba que algo no estaba bien,  y por precaución hice un test de embarazo que anunciaba un positivo, que marcaría mi vida para siempre…. 

¿Ser mamá?

Si, empezaba mi universidad, mi novio y yo llevábamos 4 años,  era una relación intensa de adolescentes, que saben manejar todo, menos sus emociones y que por supuesto,  muy poco sabían de responsabilidad.

Muertos de risa y miedo, en un café cualquiera, nos enfrentábamos él y yo, a la noticia de que un bebe venia en camino, fruto de nuestro amor, apego, irresponsabilidad y sexo desenfrenado.

Señores, ahí yo, la niña de 17 años que había sido tan “madura” para asumir una vida sexual, ya no resulte tan madura para enfrentarme a la consecuencia, que además era obvia.

¿y el papá?

3 días después de la noticia, no volví a saber nada de él, y por supuesto, la solución más fácil se atravesó en mi cabeza, tan tentador que parecía, seguir la vida como si nada, sin decepcionar a mi familia, sin detener mi sueño de ser profesional, sin poner en riesgo a ninguno de mis amigos y sin alterar mi cuerpo, que sí que cambiaría gestando vida por 9 meses.

la solución

El internet se volvió mi mejor amigo para buscar una posible solución a eso que yo llamaba un problema.

Días después mi pareja reapareció, y yo ya le tenía toda una cotización para salir de este lió, había adquirido todo tipo de información, y solo necesitaba su SI y la mitad del dinero, no pedía mucho🤷🏻 🤷🏻.

un hombre que defendió a su hija

sin embargo este Papá por primera y única vez en su vida lo fue, dijo que NO LO HARÍA😲😲, que no iba a acabar con la vida de ese bebe y que si yo lo hacía, todos se iban a enterar.

No tuve opción, decidí seguir con mi embarazo, mi familia siempre me inculcó que el ABORTO era un tema impensable, que estaba mal, y que yo no era nadie para decidir en la vida de otro ser. Así que continué, aunque en silencio, pues me iría de la casa para enfrentarlo sola, lo planee todo, pero cuando ya todo estaba listo para irme…

las mamas son heroínas💪🏻… y adivinas 😂

Mi mamá sospecho y ante su mirada, mis  lágrimas me delataron,  para mi sorpresa, no hubo reclamo alguno, solo la intención noble de una mamá, de apoyar a su hija, de seguirla ayudando y de velar por la salud de aquel bebe que ya para entonces tenía 3 meses en mi vientre.

Así fue como continúe el embarazo, con muchas preguntas, dudas y miedos, avanzaba sola y entendía que aquel papá que me impidió acabar con mi embarazo no tendría agallas para acompañarnos en el proceso, pero yo ya no me sentía sola, pues ese pequeño e indefenso ser, ya se movía y anunciaba que nunca más en la vida yo me sentiría sola, pues me acompañaría siempre.

la mujer que me cambiaría todo

5 meses para descubrir que era una mujer a la que yo debería enseñarle sobre la vida, y guiar con mi ejemplo, una pequeña, que andaría conmigo de la mano y que confiaría en que a pesar de mi corta edad y no tener un master en maternidad, yo sería la persona idónea para guiarla.

Varios meses después, con el dolor más espantoso de mi vida, recibí a esa niña que pensé, me quitaría todo, ¡tan equivocada estaba!, perdí tantos amigos, tantos planes, deje tantas cosas, pero sin duda aquel día de agosto, cuando mi hija abría sus ojos, yo habría mi corazón y descubría en mi esa vocación para la que jamás me prepare, Ser mama.

Hoy, 5 años después, escribo este post, mientras la veo jugar con su hermano, y me pregunto qué sería de mi vida, sin ella; y les aseguro que jamás soñé tan alto, como desde que la vida me confió su vida, aunque creo que fue Dios mismo quien aposto por mí.

De aquel papá que defendió su vida en el vientre, tenemos muy pocas noticias, pero le agradeceremos por siempre, haberme ayudado a tomar la mejor decisión.

Mis sueños, son los mismos, pero más intensos, mas vivaces y en equipo, no se dañó nada, no me quito nada, por el contrario su llegada me regalo mucho.

Mi pago a la vida es defender la vida de muchos, que como ella desde el vientre solo quieren venir a alegrarnos, aunque por miedo, pensemos que son un problema.

Lee también: A propósito del día de las madres.

Categorías: Maternidad

9 commentarios

Karen · 28 mayo, 2019 a las 5:41 pm

Yo considero que ser madre joven tiene sus ventajas, una de ellas es empatizar con los hijos aunque al principio no aplique, pero es saludable ser joven y abierta de mente para ellos porque en ello radica la clave para convertirse en una madre amiga a la que Le cuenten sus dudas. Aunque es de suma importancia también hacerse respetar. Saludos

Paula Alittlepieceofme · 30 mayo, 2019 a las 12:57 pm

Tener un hijo o no es decisión de cada uno, damos gracias que al menos aquí en España hay respaldo para las 2 opciones. Vaya cobarde el padre que te dijo que siguieras adelante y desapareció, bss!

Flor · 12 junio, 2019 a las 6:58 pm

Y seguisteestudiando ???
Como le dijistea tu papá?

Maria de Jesus · 17 junio, 2019 a las 12:35 pm

Que linda Historia y que buena decisión pudieron tomar, sin duda la mayor recompensa es ver a tu hija y tener la certeza de que tenerla fue la mejor decisión.

Saludos desde Chile..

Karla · 17 junio, 2019 a las 2:51 pm

Muy linda historia y con ella demuestras que ser madre joven es difícil pero con amor y apoyo todo se puede, las mujeres somos capaces de hacer mucho y tú lo has demostrado.

Tiphany · 18 junio, 2019 a las 4:09 am

Yo leo, ley y sigo leyendo, así me antojo de ser madre, felicitaciones por tan hermosas palabras!

Carolina · 18 junio, 2019 a las 6:55 am

Muy lindo testimonio. En mi país el aborto es legal. Si bien está bien que así sea, ya se volvió moneda corriente. Me gusta escuchar un testimonio de alguien que apostó por la vida y que proclama que la maternidad vale la pena!

Mónica B. · 19 junio, 2019 a las 8:11 am

Qué testimonio tan bello. Eras una mujer muy valiente y tienes toda la razón. Verlos a ellos ahí al ladito de uno hace q todo valga la pena. Te felicito tomaste la mejor de las decisiones. Y con un hombre al lado o sin él, nunca más te sentirás sola. Tú puedes. Mientras te tengan a ti no necesitan a nadie más. Dios te bendiga.

Mariana · 8 julio, 2019 a las 7:23 pm

Yo fui mamá adolescente dos veces, primero a los 15 y luego otra vez a los 18. No dejo de aprender de ellos todos los días. Hoy ya tengo 28 años y pude estudiar, soy médico y la vida no ha sido fácil, pero no me arrepiento de haberles dado la vida a mis niños. Que fue apresurado? Si, claro que lo fue. Mi relación con el papá de ellos se acabó hace poco, y es que estaba destinada al fracaso desde el comienzo, no sé cómo duramos 11 años. Éramos muy inmaduros los dos, pero hay algo que le voy a agradecer siempre y es el hecho de haberme hecho ser mamá. Hoy todas mis conocidas hasta ahora inician con la tarea, yo ya estoy llegando a la adolescencia de mi primer hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *