Hey, ¿qué tal familia? espero estén pasando por buenos días, en el blog pasado les hablamos de la adicción al juego, a las puestas y de cómo prácticamente nos volvimos ludópatas, espero que lo hayan leído y por si no lo han visto corran a hacerlo……

Dale click aca para ver nuestro post anterior:

Prometí dejarles algunos consejos que nos pueden ayudar a superar este tipo de vicios y adicciones, que nos dañan tanto física como psicológicamente e incluso afectan nuestro entorno social.

No voy a enfocarme solo en la ludopatía, sino en los vicios o adicciones en general, la verdad es que nosotros, hemos sido una pareja de vicios, no lo tomen a mal, lo que pasa es que por distintas situaciones, Pau y yo hemos sido una pareja de apegos y sí que tenemos experiencia en estos temas.

No voy a alargarme mucho con nuestras experiencias, ya en otro blog les contaremos más sobre este tipo de cosas, por ahora les dejo los tips:

NO PERDER EL SENTIDO DE LA RESPONSABILIDAD:

Anteriormente les contábamos, que nosotros nos habíamos desentendido totalmente de todo, que pedíamos préstamos a diestra y siniestra, como si no hubiera un mañana, (deudas de las que hasta ahora estamos saliendo). Ahora que hemos tenido el tiempo de reflexionar sanamente, hemos concluido que debemos darle prioridad a las cosas verdaderamente importantes, porqué si elegimos algo o a alguien (en el caso de los hijos) somos conscientes de lo que ellos conllevan, como lo es su tiempo, aprendizaje entre otras. Así que lo mejor siempre, antes de asumir cualquier responsabilidad es ser conscientes de que esta, conlleva varias obligaciones y que asumirlas, nos compromete  a darles el valor respectivo en nuestra vida y que nada que valga menos puede sobrepasarlas o ponerlas en riego.

MIDE TUS TIEMPOS:

Yo siempre he pensado, que los vicios se vuelven vicios cuando inviertes un tiempo desmedido en una actividad determinada. Por eso, mi consejo es medir el tiempo necesario  en cada actividad que hagamos, ser lo más honestos posibles con esto, pues no solo nos hará más fuertes mentalmente, sino que también hará tener un día productivo.

APRENDE A DECIR NO:

Si, amigos decir “no” no es un gesto cobarde al contrario, es de mucha valentía, algo con lo que se pueden evitar tantas cosas, por ejemplo, muchas veces yo no sentía ganas de jugar, y de verdad hacia la terapia como de reflexionar en calma, pero por no hacer sentir mal a mi pareja por mi cambio, la acompañaba, lo hacía de mala gana pero igual lo hacía, solo por no tener el valor de decirle no, cuando tal vez yo hubiera podido cambiar el rumbo de la situación, pero por no tener palabra, ni ser fuerte, seguí en lo mismo y de paso me lleve a mi pareja por delante y viceversa.

NO OLVIDAR LA RUTINA:

familia, es que por insignificante que suene esto es muy importante, pues como le contábamos, Pau y yo dejamos hasta de desayunar por irnos a jugar, nos volvimos desordenados y hasta sucios por estar metidos allá, por eso siempre tiene que haber un tiempo adecuado para la rutina diaria, que implica tender nuestras camas, bañarnos, desayunar, barrer y trapear nuestra casa, esto se traducirá en disciplina, y si tenemos algún tipo de vicio esto nos ayudara bastante, así que es importante organizar nuestras tareas diarias y tomarnos el tiempo adecuado para realizarlas.

BUSCAR AYUDA TANTO PROFESIONAL COMO ESPIRITUAL:

Estuve pensando mucho este tip, no sabía si debía ir de primero o de último, ya que debe ser lo primero que hagamos, pero socialmente aún existe el tabú de que quien busca ayuda o un psicólogo, está loco.

Por eso es importante saber que no es así, que reconocer que tenemos una dificultad con el juego, el trago, las drogas o el vicio que sea, no está mal, no nos hace locos, por el contrario es un acto de valentía buscar ayuda, y reconocer que por nuestra familia, amigos y por nosotros mismos necesitamos sanarnos y estar bien para disfrutarlos.

Y bueno familia, estos son los cinco tips que a mi forma de ver son esenciales para empezar a renunciar a algún tipo de vicio, espero que si no han caído en alguna adicción tengan este tipo de cosas muy presentes, pues nadie está exento de una mala pasada, gracias y hasta una próxima.

Categorías: vida

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *