(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-7690030342839735", enable_page_level_ads: true });

Hola amigos soy Andrés y en este blog les hablare de la paternidad y el embarazo, sobre mi experiencia en esta dura tarea y algunos consejos para enfrentar estos dos casos difíciles pero que sabiéndolos vivir van a darte felicidad y tranquilidad.

Para nadie es un secreto que la paternidad junto a la maternidad, son tareas complejas que requieren tiempo y responsabilidad mayormente, uno de los retos más duros es afrontar la noticia, porque en el momento no piensas en la felicidad que va a darte un hijo, si no en las dificultades que te va a traer, todo lo que te va quitar y lo más difícil, pensar en alimentar una boca más,  cuando incluso pasas días sin alimentarte a ti mismo y ni siquiera porque existe la necesidad, sino porque no se te da la gana.

Para nosotros fue muy difícil, pues estábamos pasando un momento muy duro de nuestra relación, Pau incluso quería terminar la relación se quería ir, solo nos remitíamos a la situación ¨retraso”.  Pero amigos, yo me quería quedar por que aparte de que presentía algo, yo sentía que aun podíamos darnos una nueva oportunidad.

Recuerdo que yo tome la decisión de hacer la prueba, ella tenía un poco de miedo, yo estaba seguro de que iba a salir negativa, de hecho me encargue de hacerla, me encerré en el baño y sorpresa, la prueba tenía dos líneas que daban el positivo que me iba cambiar la vida, pero aun yo no era consciente de eso; yo no sabía qué hacer, que decir, salí del baño no le dije nada a Paula, tan solo le entregue la prueba yo me senté en una cama, me quede pensando y me solté a llorar, paula me preguntaba, que pasaba y yo no podía hablar me decía que no quería ver la prueba, que le dijera algo, nunca le conteste hasta que por fin la vio, se reía mucho de nervios y ansiedad, no sabíamos que decir, ella también empezó a llorar, y ahí yo me tranquilice y trate de transmitirle un poco de calma y seguridad, pues pasara lo que pasara no la iba a dejar sola, hablamos y discutimos por mucho tiempo, pensábamos en que íbamos hacer y decir a nuestras familias, como íbamos alimentar a nuestro hijo y cosas así.

Después de esto, nos unimos, pasábamos días juntos, nos volvimos inseparables, de esta manera les dimos sospechas a nuestros familiares, además porque siempre estábamos ojerosos de llorar jajaja.

Amigos, hay algo importante que confesar y es que los dos en nuestro afán, pensamos en abortar a nuestro hijo, cosa que nos duró 24 horas, porque ya podíamos sentir a nuestro bebe, y en medio de tanta presión y acompañados de muchos cafés, entendíamos también, que no podíamos cegar la vida de un inocente. Como les conté en un post anterior yo no crecí con mi papa biológico así que mi tío asumió en mi vida el rol de papá, él sabe todo de mí. Como todos los hombres, o bueno, como una gran parte de los hombres y me incluyo en ellos, solemos tener cosas inmaduras o solemos reaccionar de forma inapropiada, a situaciones difíciles y en esta ocasión no fue la excepción, en un día en que mi compañero fue el alcohol, decidí llamar a este tío-padre que la vida me regalo y le conté que estaba contemplando abortar, y este hombre me dijo las palabras más bellas que hasta el día de hoy he oído, hasta me quitaron esos tragos que tenía encima, y  fue así, como tome una de las decisiones más valiosas y lindas junto a mi esposa, darle vida a mi hijo.

No solo es la decisión de dar vida, si no también luchar por ellos y sacarlos adelante, sin importar las adversidades y no es solo lo económico, por que finalmente pasa a ser secundario, si no darles un hogar lleno de amor y felicidad, cosa que requiere de un trabajo diario y de renunciar a muchas cosas, para recibir algo mucho más grande.

Categorías: Familia

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *